La trampa de los intereses negativos - May 30, 2016

La trampa de los intereses negativos

Las tasas de interés negativo se han vuelto frecuentes entre los bancos federales, lo que podría cambiar la economía mundial e influir sobre las inversiones. La razón es sencilla: si las tasas de interés se acercan a cero (o bajo este nivel) las personas que disponen de ahorros a largo plazo se darán cuenta de que el valor de sus ahorros no va a aumentar en el tiempo, y que este incluso podría disminuir.

Como consecuencia, el consumo puede disminuir en vez de aumentar, lo que es un factor importante para el desarrollo económico. Este escenario podría empujar a estas personas a buscar inversiones que les garantizan retornos.

Las tasas de intereses negativos son muy dañinas, porque no contribuyen al crecimiento económico, pero sí apoyan un número más grande de inversiones, a veces aquellas con riesgos innecesarios. Este fenómeno ya puede verse en las probables burbujas de precios de los activos. En el mercado inmobiliario europeo, estadounidense, australiano y neozelandés éste fenómeno se ha hecho realidad: los precios están subiendo, dado que los compradores los consideran como una buena posibilidad para ganar beneficios.

Todo esto podría producir una situación muy similar a la crisis del 2008. Ya podemos ver en los signos de préstamos arriesgados, ya que por primera vez desde 2007, Barclays está ofreciendo una hipoteca de 100%. La razón puede ser que la competencia ligada únicamente al precio se acabó y el mercado de préstamos quedó inactivo, de modo que los bancos están intentando atraer clientes con unas valoraciones financieras más bajas con el fin de aumentar sus ganancias.

Nosotros creemos que un tipo de interés más cercano a 1-2% es mejor para la economía por varias razones, además cuanto más persistente la situación, más distorsión puede crear para la economía.

Por el momento, los bancos federales están agotando sus instrumentos monetarios, al mismo tiempo que no están dispuestos a dejar atrás los intereses de 0 o negativos. Aunque, según el comunicado de FED existe una posibilidad de aumento en las tasas de interés, ellos solo están siguiendo los procesos a nivel global y si deciden aumentar, esto no producirá cambios importantes porque un dólar fuerte puede inducir la recesión de cualquier manera. Esto podría también prolongar el período de las tasas de interés a cero.

¿Pero qué podemos hacer en una situación como esta? La mejor solución es crear un portafolio de inversiones muy diversificado basado en inversiones en la bolsa de valores y en otros instrumentos, según la disponibilidad de los inversores a tomar riesgos.

Una versión editada de esta entrada fue publicado en: