La economía mundial necesita los hijos chinos - November 15, 2015

La economía mundial necesita los hijos chinos

China conmociona al mundo al cambiar su política de control demográfico y al decidir acabar con su política del hijo único tras 35 años. Puede que el cambio de esta política resulte sorprendente, pues que estamos en el tercer cuatrimestre del período de las ganancias corporativas, el precio del petróleo está bajando y hay una crisis migratoria en Europa, pero si le dedicamos más tiempo al asunto, entenderemos que tal decisión apunta a uno de los problemas más graves de los próximos años.

Recientemente, las turbulencias en el mercado chino y la preocupación por la desaceleración del desarrollo económico ha producido un choque en la economía mundial y ha dirigido la atención sobre noticias relacionadas con futuro de China. El cambio de la política demográfica influye sobre la economía del país, y también puede tener un impacto en las más grandes empresas del mundo.

¿Que hay detrás de esta decisión?

Aunque hoy es difícil entenderlo, la política de hijo único tuvo sentido en el pasado. Entre 1950 y 1990 la población de China se dobló y llegó a 1.2 billones. Según los datos de la ONU y del Banco Mundial el resultado de tal política es notable. Mientras en 1980 la población del país era de 969 millones, esta cifra llegó a 1.35 billones en 2013. Es importante también ver el ritmo de tal crecimiento. Mientras que en 1980 el crecimiento era de 1.2%, en 2013 fue de 0.5%, que es incluso menos que los datos de los EE.UU., el 0.7%, e igual que en India, de 1.2%.

La decisión que permite tener dos hijos por familia (antes era posible solamente en casos muy especiales) tiene que ver con la desaceleración del desarrollo económico. En el tercer cuatrimestre, el aumento del PIB era solamente del 6.9%, y era la primera vez que en 6 años llegó a bajar hasta el 7%. La desaceleración económica probablemente continuará, aunque, durante décadas, China ha sido el motor del desarrollo económico, según MarketWatch.

Desastre económico

Si analizamos los datos numéricos, vamos a entender el papel de la política demográfica. La población en edad de trabajar (entre 15-64 años) está alcanzando su nivel máximo y, si tenemos en cuenta la desaceleración económica, significa que la media de la población en edad de trabajar está descendiendo.

Mientras tanto, el ratio de los jóvenes de 14 años y menos está también descendiendo, y esto también tiene graves consecuencias para el mercado laboral.

file

Dramatic change is expected in China’s working-age population compared with the United States

Source: MarketWatch

El impacto está muy claro: hasta 2100, la población china pueda reducirse del actual 1.4 billones a un billón de personas, dijo el economista de Moody’s Analytics, Alaistair Chan al periodista de MarketWatch antes de la toma de tal decisión. Y un ratio así, hasta 2030 podría reducir el crecimiento económico de China con un 5% y empujar al país en la misma dirección que Corea del Sur, o sea, hacía un crecimiento rápido seguido por estabilidad económica, mientras que los ingresos y el PIB per capita está muy por debajo del PIB de los EE.UU.

Sin embargo Moody’s publicó un informe según el cual la economía china puede llegar a una producción anual de 32.7 trillones de dólares, pero queda detrás de los 34.4 trillones de dólares de los E.E.U.U.

Los problemas del mercado laboral van a causar incluso más daño al país.

**Quedarse atrapados **

Existe un aspecto especial de la correlación entre el desarrollo económico y el crecimiento de la población. En las ciudades más importantes de China, los precios de los inmuebles son demasiado altos, y solamente algunas parejas pueden disfrutar de una casa grande para una familia grande, nos dice Joel Kotkin, profesor de Chapman University, California, en su artículo Forbes. La ironía es que recientemente el boom de los bienes inmobiliarios ha tenido un gran impacto sobre el desarrollo.

Además, irónicamente, las ciudades más grandes de China sufrieron la más rápida subida de precios de los bienes inmuebles, en comparación con los ingresos.

El año pasado, el Economist determinó que la relación del precio entre las propiedades e ingresos era de 20 en Shenzen, 17 en Hong Kong y más de 15 en Pekín. Lo que sorprende incluso más es que estos datos son con 50-100% más altos que en ciudades extremadamente caras como por ejemplo en San Francisco, Vancouver o Sydney.

Las ciudades más grandes de China, como Shanhai o Pekín tienen ahora mismo el ratio de fertilidad más baja. Según Kotkin, si la tendencia continúa, el gobierno puede considerarse afortunado si las parejas tienen un solo hijo.

Los efectos sobre la economía

Mientras que en los dos primeros cuatrimestres del año todo el mundo se centró en el precio del petróleo y las empresas centraron su atención en el dólar fuerte, en el tercer cuatrimestre el tema principal fue China. Según MarketWatch con las turbulencias de los mercados bursátiles y las preocupaciones de desarrollo en el tercer cuatrimestre, China es un tema que los EE.UU. trataron más de 70 veces, mientras que en el primer y el segundo cuatrimestre, China fue mencionado alrededor de 10-20 veces.

file

China gets more mentions from the U.S. companies in the quarter earnings

Source: LPL Research, Bloomberg

La atención recibida por China se debe a las estrechas relaciones económicas que las empresas de los EE.UU. tienen, especialmente con el sector energético, el sector minero, el sector químico, el del acero y la producción de automóviles.

Ahora que un número siempre más alto de restaurantes, ventas minoristas y otras sectores de la tecnología tienen relaciones con China, se entiende por qué son siempre más las empresas (no solamente los de los EE.UU.) que están pendientes de los cambios del ciclo económico chino.

China vive su cambio y está intentando cambiar su modelo de economía centrada en la exportación a una economía de sociedad consumista. Claro, esto no va a pasar en un abrir y cerrar de ojos, pero China ya siente las consecuencias de los esfuerzos de los años pasados. Pero según los analistas, China todavía necesita 20 años para lograr su objetivo. El fin de la política de hijo único puede ser de gran ayuda en este proceso.

Una nueva actitud

La razón del cambio de la política de hijo único no tiene nada que ver con la economía. Como nos lo dice Kotkin, la decisión es una reacción al cambio ocurrido en la situación a demográfica. Dado que en los últimos 50 años, el miedo era de la sobre-populación, especialmente en los países de Asia, ahora mismo el envejecimiento de la población está causando varios problemas, pero en África sub-sahariana la tasa de natalidad supera su capacidad máxima.

En Asia Oriental y en Europa el problema más grave es la decreciente mano de obra, decreciente tasa de natalidad y el envejecimiento rápido. Estas son las razones que hacen que Kotkin llame la atención sobre el impacto global de la nueva decisión de China de cambiar su política demográfica.