¿Es la tecnología diésel una calle sin salida? El escándalo de las emisiones del VW puede contribuir a más innovación - October 04, 2015

En las últimas dos semanas el escándalo del diésel limpio de Volkswagen ha creado un desastre en el mercado, lo que puede causar cambios importantes en la industria de los automóviles en el futuro cercano. Está claro que hay varios secretos de familia en el grupo VW (con marcas como Volkswagen, Audi, Skoda, Seat) y cada uno avisa cuál de sus coches están involucrados en el escándalo. Estamos hablando de millones de coches.

Y podemos ver claramente los problemas de sus acciones en el mercado: en 2 semanas la empresa perdió 35% de su valor bursátil, lo que significa una pérdida de 26 billones de euros. El escándalo tuvo graves repercusiones en otros grupos del sector.

Fábricas europeas en el medio

Las empresas europeas son los mayores innovadores de la tecnología diésel, así que ellos están más afectados por el escándalo que otras empresas. Es la UE donde se vende más: dos tercios de los coches diésel se venden aquí. Además, Volvo, BMW, Audi y Mercedes concentran sus ventas en coches diésel y el 60% del ingreso de las empresas francesas se debe a la misma tecnología. Mientras en los EE.UU. el negocio de los coches diésel está en el 3%, la segunda economía más grande del mundo, China, no contribuye ni siquiera con 1% a las ventas globales de diésel.

De momento no queda claro qué precio tendrá que pagar el grupo VW a causa del escándalo. Pero su situación no pinta bien: probablemente varios estados les multaran, mientras que los accionistas, los propietarios de coches y los comerciantes probablemente demandaran por daños. Pero para el VW, el retiro de 11 millones de coches diésel tiene un coste enorme. Todo esto resultará en operaciones muy costosas y beneficios reducidos. Y claro, no hemos mencionado la pérdida de confianza, que es lo más difícil de cuantificar.

¿Tiene el diésel todavía sentido?

En el pasado, los escándalos ocurridos en la industria automotriz dejaron de existir con bastante facilidad. Los consumidores olvidan fácilmente, y las fábricas lanzaron unas campañas de marketing muy eficaces acompañadas de descuentos. Pero esta vez es distinto, dado que no se trata de una pieza rota, sino que se trata de un engaño que alcanza a millones de coches. VW utilizó un software que permitió que los coches superen las pruebas de emisión en laboratorio, pero si el mismo software se utiliza en las carreteras, disminuiría el rendimiento en tiempo real y esto es importante para los clientes.

Si resulta en que el diésel no es una tecnología limpia- como ha sido presentado- entonces su legitimidad será cuestionable.

Nuevas tecnologías e innovación

Este escándalo puede dar paso a que las empresas utilicen tecnologías alternativas, como los híbridos o los motores eléctricos. Elon Musk el CEO de Tesla dijo que „lo que Volkswagen nos enseña es hasta donde se puede llegar con el diésel y el motor de gasolina. Ha llegado el momento para introducir una tecnología de nueva generación.” Pero no es solamente Tesla Corp quien quiere implicarse en el negocio del coche eléctrico. Aparte de los grandes fabricantes de coches, Google y Apple forman parte del negocio. Google ya dispone de un experimento con conductor autónomo y motor eléctrico y se dice que Apple lanzará su propio coche iCar para 2020.

El futuro

El escándalo afectará todas las fábricas europeas, aunque no todas ellas participaron en el engaño. Es esto lo que vemos si miramos la cotización bursátil: en Europa, todas y cada una de las empresas han sido afectadas, mientras que los productores en el Extremo Oriente (Japón, Corea del Sur) sufrieron una menor devaluación. La razón es muy sencilla: no utilizan tanto la tecnología diésel.

A corto plazo, la producción de motores diésel continuará, dado que se invirtió mucho en su creación. Pero a largo plazo es muy posible que el porcentaje de coches diésel vaya a disminuir. El escándalo puede hacer el desarrollo de empresas como Tesla mucho más fácil.

Con todo este conjunto, desde la perspectiva de los inversores, de momento es una buena idea mantenerse alejados de las acciones de las empresas automovilísticas, aunque los precios sean bajos. Todavía no queda claro como todo este escándalo va a afectar la economía europea, y esto es suficiente para ser precavidos. Sin embargo, a largo plazo, es posible que el sector se beneficiará de este bajón. Las empresas, a lo mejor, se van a replantear las tecnologías que van a utilizar y van a invertir en otras iniciativas. La innovación será rentable para todos.

Diversificación

El escándalo demostró otra vez lo importante que es la diversificación. En los últimos años las mejores inversiones han sido las empresas de coche alemanas: sus ventas vieron un aumento rápido y la bolsa les trajo beneficios y tuvieron una rentabilidad por dividendos muy alta. Aun así, empresas incluso tan grandes y fuertes como los fabricantes europeos de coches puede falsificar los resultados de pruebas y perder un tercio de su valor en una sola semana. Dado que tenemos que gestionar riesgos y planificar las inversiones, es muy importante no olvidar invertir nuestro dinero en activos de bajo y alto riesgo con una diversificación adecuada.